La creación de los Dioses

Tatzitzetze o Dachisese", Primer Padre o Padre de Todos, el Dios preexistente, creó el universo, el hombre y las cosas.

El Dios preexistente hizo brotar de su saliva a Caragabí quien reinaría feliz sobre el mundo terrestre, y a quien atribuyeron suma sabiduría no adquirida con el estudio sino infusa.



Tatzitzetze creó ocho mundos: cuatro superiores y cuatro inferiores, cada uno con sus respectivos dioses.

Nuestro mundo, que es el mundo del dios Caragabí, es el más bajo de los cuatro mundos superiores y encima de él está el firmamento, cóncavo como un plato, arreglado por Caragabí con el sol, la luna y las estrellas.

Sobre el firmamento está Ntré, el cielo de Caragabí, que ahora lo vemos muy alto. Después, hacia arriba, siguen los otros tres mundos superiores”.

De los Dioses de los diferentes mundos, además de Caragabí, solamente se conoce a Tutruicá, Dios de uno de los mundos que están situados debajo del nuestro.

Ese conocimiento se originó de una lucha que sostuvieron Caragabí y Tutruicá, en la cual ninguno de los dos salió vencedor.
El mundo de Tutruicá llámase Armucurá y está poblado por habitantes inmortales. Porque, cuando ya se van haciendo viejos, su Dios les echa agua azul en la cabeza y rejuvenecen.